martes, 3 de marzo de 2020

Niña mamá (Argentina/2020). Dirección: Andrea Testa. Guión: Andrea Testa, Francisco Márquez. Fotografía: Gustavo Schiaffino. Edición: Lorena Moriconi. Sonido: Abel Tortorelli. Distribuidora: Independiente. Duración: 65 minutos. Salas: . 

Por Hernán Cortés

Tras la elogiada ficción La larga noche de Francisco Sanctis -codirigida junto a Francisco Márquez y premiada como mejor película en el Bafici de 2016-, Andrea Testa retoma las problemáticas sociales tal como lo había hecho en Pibe chorro, su debut como documentalista. En Niña mamá, el foco está puesto en un grupo de adolescentes a las puertas a la maternidad, cada una con su propia historia a cuestas pero con las incertidumbres, dudas e inconciencias propias de la edad como factor común. El escenario elegido para este estudio de casos es el Conurbano bonaerense, cuyos hospitales públicos son una caja de resonancia de la extrema vulnerabilidad a la que está sometida buena parte de ese territorio.


Filmada en un riguroso blanco y negro, la película de Testa se concentra en un puñado de entrevistas de jóvenes embarazadas (púberes, en algunos casos) con médicas y asistentes sociales, que muchas veces tienen que brindar la contención que en el entorno de las chicas brilla por su ausencia. Estas respresentantes institucionales no sólo prestan oído a relatos de embarazos no deseados, abandonos, riesgos físicos y dificultades económicas, sino que también advierten y orientan a sus pacientes sobre la posibilidad de abortar.

Precisamente uno de los méritos de Niña mamá es que no se inclina por ninguna de las dos posiciones: así como algunas chicas -que incluso parecieran no tener real noción de su futuro- deciden continuar con su embarazo, otras optan por interrumpirlo. Aquí no se agitan pañuelos de colores, pese a que seguramente Testa tiene su postura al respecto. La cámara registra con respetuosa distancia estos testimonios (a lo sumo, apunta un número de teléfono para víctimas de la violencia de género) y la prioridad pasa por acompañar a estas niñas -porque eso son, a pesar de que algunas ya cuenten con más de un hijo- en la decisión de qué hacer o no con su cuerpo. Lo cual no es poco. 

           

0 comentarios :

Publicar un comentario