viernes, 30 de marzo de 2018

La 36° edición, que comenzó ayer con la proyección de Visages Villages, de Agnes Varda y JR, será la última que alberguen la emblemática Cinemateca 18 y sus anexos. Desde el próximo año el festival se realizará en las instalaciones de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Por Hernán Cortés
(Desde Montevideo)

Puede que los carteles que empapelan la avenida 18 de Julio hayan puesto a más de un cinéfilo montevideano en pánico. "El último festival" reza, bien grande, el slogan de la trigésimo sexta edición de este evento clásico en la Semana de Turismo (la Semana Santa uruguaya). Pero, afinando un poco la vista, el subtítulo da una indicio: "Despedite de los viejos templos". Calma: el Festival de Cine de Uruguay no se corta pero se muda. A partir del próximo año, las películas dejarán la histórica Cinemateca 18 (y sus anexos de Carnelli y Pocitos) para trasladarse a las modernas salas que se construyen en la Corporación Andina de Fomento (CAF), ubicada detrás del Teatro Solís y cuyas obras se estima que estén listas para septiembre.

Fellini, Hitchcock, Buñel y Martel, canonizados en la Cinemateca 18
La jornada inaugural de ayer tuvo sabor a nostalgia. "Vamos a extrañar esta sala, en la que cada uruguayo debe tener una historia, pero nos vamos a otras que tienen que ver con lo que es el disfrute cinematográfico hoy día. Estamos muy contentos con este cambio, pero manteniendo la escencia, que es ofrecer un cine que diga algo diferente", dijo María Jose Santacreu, una de las directoras del festival, que en esta edición reune a casi 200 películas y que además de sus habituales competencias incluye un foco dedicado a Brasil.

En sintonía con Santacreu, Alejandra Trelles, la otra coordinadora, se refirió a la necesidad de una lavada de cara en cuestiones de tecnología y comodidad para las películas y los espectadores, aunque destacó el papel de la Cinemateca 18. "El festival se realiza desde 1982, año en que todavía vivíamos en dictadura, y fue una catapulta de libertades. Logró sortear el cerco de maneras no poco épicas. En esta nueva etapa, continuaremos con la idea de tener una cultura diversa y accesible, y un ciudadano más crítico y mejor formado a nivel colectivo", señaló, para cerrar con un "¡Viva la Cinemateca!"

Para coronar una noche emotiva, la película de apertura fue Visages Villages, de Agnes Varda y JR, premiada en el último Festival de Cannes y estrenada ayer en Argentina. El film sigue los pasos de la nonagenaria actriz y realizadora y el joven fotográfo recorriendo pueblos franceses y retratando a sus habitantes, que luego resultan plasmados en gigantografías que decoran el lugar. Detrás de cada foto hay una historia entrañable y el proyecto se convierte en una excusa para darle voz a aquellos pequeños héroes anónimos.

El festival se extenderá hasta el sábado 7 y en su Competencia Internacional se destacan la argentina Invisible (Pablo Georgelli), la rumana Charleston (Andrei Cretulescu) y la brasileña Los buenos modales (Juliana Rojas y Marco Dutra), esta última programada para el inminente Bafici. Otra sección es la Competencia Iberoamericana, donde participan, entre otras, las argentinas Al desierto (Ulises Rosell) y La nostalgia del Centauro (Nicolás Torchinsky), además de las chilena Robar a Rodin (Cristobal Valenzuela Berríos) y la brasileña Plaza Paris (Lucía Murat).

Completan la grilla las competencias de Derechos Humanos, Nuevos Realizadores, Cortometrajes Internacionales y Cortometrajes Uruguayos, y otros apartados como Panorama, Ojo con el Cine y Ensayo de Orquesta.

Más información y programación completa:

www.cinemateca.org.uy

0 comentarios :

Publicar un comentario